Los Esclavos del Itsmo [sic]

…y siguen yendo… LOS ESCLAVOS DEL ITSMO [sic]
El otro día copiábamos de La Gaceta una lista macabra. Era la relación de los nombres y lugares de nacimiento de algunos españoles fallecidos en los Hospitales de Colón y Auso, víctimas de las fatigas sufridas en las obras del celebérrimo Canal de Panamá, predestinado, según parece, a todos los horrores y a todos los escándalos.
Esta lista es débil muestra de otras muchas que debían publicarse y no se publican. La mayoría de los españoles que mueren en Panamá son enterrados sin que nadie se preocupe de quiénes fueron, y si dejaron en la Península una familia. Víctimas anónimas, la tierra, esa madre ceñuda e indiferente, les recibe en su seno, sin que caiga sobre sus tumbas una lágrima ni en ellas una mano piadosa coloque una flor de recuerdo.
¿Qué buscaban, caballeros de un ensueño vago que teje su velo con hilos de sol? ¿por qué abandonaron la vieja patria, emigrando a Panamá, donde les aguardaba un trabajo de bestias, una paga escasa y una miserable y bochornosa esclavitud.
¡Ya veis! Querían trabajo, trabajo en algún sitio, trabajo a cualquier precio, porque en España no lo encontraban. Veíanse fuertes y jóvenes. Tenían brazos robustos, manos duras, acostumbradas al azadón y al pico. Y les parecía absurdo morire de hambre cuando allende el Océano era llevada a cabo una obra inmensa para la que se hacían necesarios muchos hombres vigorosos, muchas enérgicas voluntades…
…Les concedieron trabajo… ¡Claro que sí! Todos los brazos son pocos para l gigantesca empresa. Hacían falta esclavos, esclavos blancos, ya que los negros se niegan, temiendo a las fiebres del itsmo [sic]…

Advertisements