Refrán de la semana: “Muerto el perro se acabó la rabia”

[foto cedida por el Ybor City Museum, Tampa, Florida]

Como muchos españoles e hispanohablantes de cierta edad hoy en día, nuestros antepasados inmigrantes eran muy refraneros, muy dados a recurrir a un refrán o proverbio para comentar o evaluar cualquier situación, o para dar un consejo sentencioso.

Like many elderly Spaniards and Spanish speakers, our immigrant ancestors used a lot of proverbs; they’d come up with a read-made Spanish saying to comment on or evaluate just about any situation, or to give a pithy piece of advice.