Álvaro de Aguilar y Gómez-Acebo (1892-1974)

Álvaro de Aguilar y Gómez-Acebo (1892-1974) es recordado -¿de verdad lo es?- entre los seguidores acérrimos y estudiosos del Atlético de Madrid, ya que durante una temporada (la 1919-20) se hizo cargo del la presidencia del club colchonero antes de partir hacia Amberes en labor diplomática. En el club aportaría sus influencias y conocimientos deportivos -don Álvaro había practicado tenis, remo y hockey sobre hierba- como luego haría desde la Embajada en Bélgica para asistir al COE, en su primera expedición olímpica. Para nosotros, este deportista y diplomático cobra protagonismo una vez que es destinado al consulado español en San Francisco (California). Ya en el año 1932, siendo cónsul general en dicha ciudad, escribe una carta al Ministro de Estado en Madrid para informarle sobre la situación de los obreros y jornaleros españoles en Vacaville, tras los altercados y detenciones ocurridos durante las huelgas de aquel año. Reproducimos un extracto que Don Álvaro escribe en diciembre del 32: “Según parece, las cosas vuelven poco a poco a su normalidad. Los trabajadores van volviendo poco a poco al trabajo, y la Internacional obrera, duramente castigada en sus representantes, va perdiendo el control de los obreros.
En la cárcel del Condado hay detenidos cuatro españoles, o por lo menos se dicen tales, ya que no poseen documentos que acrediten su nacionalidad ni están inscritos en ningún consulado de la Nación.
No parece que las autoridades tomen medidas de represalias contra los obreros españoles, y únicamente me temo que parte de ellos no sean readmitidos al trabajo, lo que les ocasionaría una situación angustiosa”.
Fútbol, influencias, COE, huelgas, detenciones, emigración…

Advertisements