Deberes de verano…

Luis de Val (1867-1930), cronista, dramaturgo y popular novelista por entregas (que le ocupaban varios tomos), se basó en su mala infancia y en sus experiencias de buscavidas juvenil para adornar su novela, Los hijos de la emigración, que a la vuelta del siglo ya contaba con ansiados lectores de experiencias parecidas. Siendo un escritor insaciable (llegaba a escribir hasta siete novelas al mismo tiempo, de miles de páginas cada una), a menudo caería en el maniqueísmo más simple, lo cual le granjeó su gran éxito en España y América, además de una enorme fortuna.

Advertisements